De local a vivienda, adaptarse y vivir

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Hace meses hablábamos del uso de contenedores para vivienda, muy extendido sobre todo en Europa del norte y central. Está claro que durante estos últimos años han proliferado también las conversiones de locales en vivienda, hecho acrecentado durante la crisis, puesto que hay muchos bajos o locales comerciales que han quedado vacíos y los dueños se han planteado explotarlos como nuevas rutas de negocio.

Actualmente, el hecho de convertir, legalmente, un local comercial en una vivienda, suele responder a un tema simplemente especulativo. El valor de la vivienda en muchas zonas es bastante mayor que el de los locales. Además, suele tener una salida más rápida a la hora de vender o alquilar. Pero esto suele llevar aparejado numerosos gastos, y no simplemente económicos.

 

En principio sí se puede convertir un local comercial en vivienda, pero no todos. Hay varias situaciones que impiden hacerlo…

Veamos cada una de ellas:

1. Urbanísticas: se debe acudir al Planeamiento Urbanístico del municipio. El suelo tiene que estar clasificado como suelo urbano. Adicionalmente, hay que ver si hay una limitación de viviendas por hectárea, y si esta limitación ya se ha sobrepasado.

 

2. Constructivas o técnicas: un cambio de uso a vivienda debe adaptarse al Código Técnico de la Edificación (CTE). La accesibilidad suele ser el primer problema. Conlleva hacer obras de rampas, ascensores, puertas, etc. También puede ser necesario hacer obras para cumplir el apartado de salubridad, lo que implica cambiar instalaciones, ventanas, etc. Es decir, aunque el CTE no impide convertir un local a vivienda, sí que encarece las obras.

 

Otro punto importante son las normas del hábitat, que son diferentes en cada Comunidad Autónoma. Indica las condiciones que ha de tener una vivienda: dimensiones, proporciones, instalaciones, etc. Lo más importante que establecen estas normativas es que cada habitación debe tener una ventana. Además, no valen los espacios que están muy alejados de las ventanas, es decir, hay un fondo máximo con respecto a la ventana más cercana.

 

3. Comunitarias: los estatutos de la comunidad de propietarios. Si prohíben específicamente hacer más viviendas, no tenemos nada que hacer. Si no dicen nada al respecto, habría que pedir la conformidad a la comunidad de vecinos, o hacerlo a las “bravas”, pero esto no lo recomendamos.

 

local vivienda Deceunink ventanas PVC 3

 

Y si mi local ¿es un bajo comercial? Habría que tener en cuenta otras cuestiones. Es muy difícil tener una superficie de fachada suficiente, porque muchas veces los patios de manzana están por encima del bajo. Además, habría que analizar situaciones no previstas en un bajo comercial como el tender la ropa, laseguridad de puertas y ventanas desde el exterior, etc.

 

Y, por supuesto, habrá que pagar las licencias municipales correspondientes, y finalmente registrar el inmueble como vivienda.

 

Puede que sea una moda, pero como muchas cosas últimamente, quizás ha venido para quedarse. Desde aquí siempre recomendamos, para el tema ventanas, puertas y cerramientos, ponerse en manos de profesionales. Deceuninck ofrece productos y soluciones para acondicionar y adaptar de manera óptima este tipo de nuevas viviendas.

 

Visto lo que afecta a lo que nos ocupa, debe tratarse de una “restauración” muy sabia, la regla de oro para integrar lo nuevo en lo viejo creando un todo único. En realidad, es hacer lo que se ha hecho siempre y bajo condiciones mínimas de confortabilidad, eficiencia energética, aislamiento acústico y estética.

 

Fuente: mirandoporlaventanta

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.